18 de Abril de 2017 | 3 min

El diseño es un motor clave para la innovación

“El buen diseño es innovador”. Es el primer punto del manifiesto del gran Dieter Rams, que fue padre del diseño industrial a través de su trabajo en Braun. El diseño es una labor cargada de futuro: es el espacio en el que nacen los proyectos, transitan desde las ideas de los clientes para formar parte de las personas… Diseño no es un logotipo, una web o un packaging más atractivo.

El diseño es obligatorio para hablar de innovación en una especie de ‘design-centred innovation’. Lo vemos en cada vez más empresas, y está arraigando en la cultura de las organizaciones y en la propia idea de liderazgo. El diseño puede tocar el arte en ocasiones, pero también se codea de objetivos, clientes y aportación de valor.

En Comuniza creemos que el diseño es una herramienta estratégica que genera mejores productos, servicios y organizaciones. Consecuentemente, es un elemento clave para la generación de riqueza. Es, por ejemplo, la misión del BCD Barcelona Centro de Diseño, una red de empresas e instituciones fundada en 1973 en Barcelona y de la que formamos parte. Su cometido es impulsar un modelo sostenible y económicamente sólido a través del diseño que favorezca la competitividad de sus empresas y organizaciones, la exportación de sus productos y servicios, y el bienestar de sus ciudadanos.

PYMES y diseño, una relación imprescindible

El diseño ha sido siempre una palanca competitiva en las pequeñas y medianas empresas de nuestro país, que son el 99%de las sociedades activas, según la Dirección de Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa. Hay quien puede pensar que tamaño reducido y diseño son términos contrapuestos: nada más distinto de la realidad. El diseño es un factor de competitividad que genera diferencia en el mercado, reduce la capacidad de actuación de la competencia, abre fronteras en el mundo y retiene el talento interno. Y numerosas empresas de tamaño medio son la historia viva de este enfoque.

El diseño es un factor diferencial para las PYMES en España.

Bajo esta creencia, el Barcelona Centro de Diseño se ha unido junto a otros 7 socios europeos para el proyecto Design4Innovation. Detrás de este nombre se esconde una interesante iniciativa de impulso del diseño como herramienta para la innovación. Los resultados que se aspiran conseguir son nuevos productos y servicios, aumentar la facturación y crear ocupación de calidad.

Compartimos esta misión. El diseño debe cobrar la importancia que merece en los negocios, ya sean grandes o pequeños. Es una herramienta clave para evolucionar, crecer e innovar. No es suficiente utilizar el diseño para solucionar problemas aislados: es una actividad fundamental para crear nuevos productos, servicios e incluso procesos más eficientes y enfocados a mejorar la experiencia del usuario con la marca. Bienvenidos los tiempos en los que el diseño y estrategia de marca se integran como un elemento decisivo en la cultura de empresa. Los resultados serán apasionantes.