17 de julio de 2017 | 3 min

El poder del storytelling

‘Impossible is nothing’. Una frase que puede parecer utópica pero que, puesta en contexto, se convierte en un claim aspiracional pero realista.

Esta campaña de Adidas lanzada en 2004 es un claro ejemplo de la fuerza del storytelling. El contexto del que hablamos es una trama bien construida sobre una historia real de superación y esfuerzo para conseguir un sueño. Al fin y al cabo, todos queremos pensar que nada es imposible, pero necesitamos hechos que lo demuestren. De eso es lo que trata el storytelling: de plasmar razones para creer de una forma creativa y, sobre todo, emotiva.

Storytelling para conectar marcas con sus usuarios

Los humanos somos seres racionales, pero en todas nuestras decisiones la emoción tiene un indiscutible peso. Es por ello que si conseguimos asociar la marca con emociones afines a nuestros usuarios o público objetivo, lograremos crear un vínculo potente con ellos y que nuestra marca sea recordada.

Aprovecha la viralidad de las redes sociales

No se trata de bombardear a nuestros consumidores diciéndoles lo buenos y emocionales que somos. Consiste en ofrecerles contenido interesante relacionado tanto con la marca como con sus propios intereses. Es contar historias creíbles y reales irresistibles y empáticas que les lleve a compartirlas. Que sientan que de alguna forma hablan de ellos mismos, de sus valores, creencias y forma de ver el mundo y no sólo de la marca.

Aquí reside la fuerza del storytelling. Es un fuerte conector entre marca y usuario porque puede llegar a producirse una identificación entre ambos. A todos nos gusta que los demás vean cómo somos y qué nos gusta. De alguna forma, las redes sociales (RRSS) explican nuestra propia historia y nos gustan porque sabemos más de los demás. Nos permiten contar nuestro relato de forma paulatina, ampliándolo o modificándolo a medida que crecemos y cambiamos. Muestran nuestra personalidad y nuestros valores, y las marcas deben hacer lo mismo.

Hay que aprovechar las RRSS para hacer llegar el propósito de la marca, en lo que cree y en lo que no está de acuerdo. Y, como ya hemos mencionado, si lo hacemos a través de una historia real y emotiva, conseguiremos que se viralice y cree un fuerte lazo con nuestros usuarios. Con un storytelling coherente con nuestra marca y con un poco de creatividad, conseguiremos que nada sea imposible.