30 de mayo de 2017

¿Cómo elegir un buen naming?

No hay nada tan desalentador como no saber el nombre de un árbol en una excursión, ¿tendrá un mal naming?

Olivo o roble son fáciles de recordar, aunque olea eurpaea y quercus no lo son tanto. Es lo que nos pasa con el naming y la razón social de una empresa: no es necesario que sean el mismo. El primero tiene que ser atractivo, memorable y notorio.

Elegir un nombre poco adecuado para tu empresa, negocio, producto o marca es lo que llamaríamos empezar con el pie izquierdo y a todos nos gusta comenzar bien.

La nada existe porque tiene nombre: NADA. Un nombre es lo que hace real un proyecto. Es el primer elemento de comunicación e identidad. Su elección se hace al principio y modificarlo en el futuro es difícil. Por eso es importante pensarlo bien y contar con ayuda para no caer en un mal naming.

Con un nombre poco apropiado para tu marca, tu reputación, el impacto y la imagen de marca pueden desplomarse estrepitosamente.

El naming no lo es todo, pero es una parte muy importante del branding.