29 de Mayo de 2017 | 5 min

Desmontamos los mitos sobre las desventajas de las Agencias de Branding

Muchos son los profesionales y agencias que opinan sobre la situación de las marcas y se preguntan: “¿Para qué sirven las agencias de branding?”. Nosotros también lo hacemos. Nos gusta discutir, ya no sólo sobre su situación, sino sobre quién debería pensarlas, construirlas o incluso gestionarlas.

Entendamos marca como algo que va más allá del producto o servicio en venta. Es la identidad visual y gráfica, la personalidad de la empresa, unos valores y un tono de voz. El ente intangible que llega a los usuarios y cala en sus mentes. Porque las marcas pueden ser muy notorias e incluso llegar a cambiar el mundo. Bueno, quizá no el mundo, pero sí son capaces de definir tendencias de consumo. Además, son modelos en cuanto a estilo de vida y hasta suponen un elemento clave en la construcción de la personalidad mediante su uso o afinidad. La fidelidad a las marcas va mucho más allá de razones puramente racionales y objetivas.

Y, como era de esperar, tanta responsabilidad no podía quedar fuera de debate.

El Branding define una marca desde sus cimientos. Sin embargo, muchos expertos y empresarios se preguntan si esto debería ser así. Es por ello que exponemos sus razones y las nuestras sobre todo aquello que deberían y no deberían hacer las Agencias de Branding.

La responsabilidad de concebir y construir una marca debería recaer en el departamento de dirección.

El departamento directivo juega un papel clave en la construcción de su marca: es el que mejor conoce su producto y la personalidad de la compañía. Sin embargo, creemos que las Agencias de Branding son capaces de analizar la situación de una empresa desde la distancia, de manera objetiva y experimentada. Una agencia es capaz de romper inercias internas y crear personalidades potentes desde la creatividad, por ser ese su expertise y porque dispone de los recursos, conocimientos y talento necesario.

También creemos que una colaboración estrecha entre agencia y equipo directivo es imprescindible para desarrollar proyectos coherentes y creíbles. No es cuestión de delegar responsabilidades, sino de confiar en las capacidades de la agencia y trabajar codo con codo en una perfecta simbiosis con los clientes.

Todo comunica, incluso los elementos no relativos al campo de la comunicación. Por este motivo, una agencia de Branding no debería asumir la responsabilidad de definir una marca.

Es cierto, todo comunica. E, idealmente, todos los elementos comunicarán en sintonía. Como profesionales del Branding, nos encargamos de construir personalidades sólidas y coherentes que los responsables de cada compañía tendrán que asumir como hoja de ruta. Es importante que los directivos actúen en línea con el posicionamiento estratégico definido. Será su responsabilidad gestionar la empresa acorde con los valores, visión y misión de la marca para que todos sus elementos comuniquen una misma idea y lo hagan con fuerza.

El futuro es el Debranding y las Agencias de Branding resultarán innecesarias.

Quizá el término Debranding suene aún desconocido, pero para muchos profesionales esta tendencia es el futuro. Nosotros nos cuestionamos si no se trata de sólo eso: una tendencia.

Situémonos. El Debranding consiste en presentar un producto o servicio en su formato más puro. Sin colorantes, ni conservantes. O, por poner un ejemplo, sin su naming en el packaging. Lo entendemos como una oda a la simplicidad y una vuelta a los orígenes. Aunque, si lo analizamos bien, el Debranding en sí nos suena a Branding. Por muy minimalista que sea, no deja de ser un posicionamiento, valores y tono de voz estratégicamente definidos para un producto o empresa. Se trata de una manera de presentar las marcas acorde con el contexto actual y las demandas de los consumidores.

Las Agencias de Branding amenzadas por el Debranding, una tendencia hacia la simplicidad y los orígenes de las marcas.

En definitiva, creemos que las Agencias de Branding tienen mucho que ofrecer. Y nos metemos en el saco. Porque trabajamos con la distancia suficiente como para entender la marca, pero también el contexto. Somos capaces de definir un posicionamiento mediante el cual vehicular todos los departamentos y acciones de una compañía, asegurando así su coherencia. Además, apuntamos hacia el futuro, ya que sabemos adaptarnos a las diferentes tendencias y situaciones del mercado.

Por todo esto nos dedicamos al Branding y lo vivimos con entusiasmo desde dentro.