08 de Junio de 2011 | 6 min

Salas de prensa 2.0: sociales, multimedia y… en proceso

Las salas de prensa son un punto de contacto fundamental de las empresas e instituciones con los medios de comunicación, por ello deben estar adaptadas a las necesidades de los periodistas. El principal objetivo de cualquier sala de prensa debe ser facilitar el trabajo a los periodistas aportándoles, de la manera más cómoda posible, toda la información que puedan necesitar en diferentes formatos: notas de prensa (por supuesto), análisis y contexto (blogs, wikis, presentaciones…), tiempo real (twitter), multimedia (videos, fotos…). Todo ello debe responder a una vocación de servicio que cada vez es más multiplataforma.

Salas de Prensa 2.0, el punto de encuentro entre marcas y medios de comunicación

Si nos remontamos un siglo, gran parte de las actuales sales de prensa responden a los avances y aportaciones de Ivy Lee, profesional que define muchas de las bases de las actuales de la comunicación corporativa. Ya en 1906 exige a su empresa total libertad para comunicar a la prensa de forma clara y concisa toda la información referente a su actividad tanto hacia los trabajadores como hacia el público en general.

Las redes sociales –igual que la radio o la televisión lo hicieron antes– introducen nuevos aspectos a la comunicación corporativa que estamos ahora en el momento de incorporar. La digitalización es un proceso que impacta en los siguientes aspectos de una sala de prensa:

  1. Fragmentación de los canales de comunicación
  2. Formato bidireccional y retroalimentación
  3. Contenidos multimedia, multiproducto y transmedia
  4. Content is King
  5. Calidad, findability y reactividad

Eso significa que a los criterios tradicionales de veracidad, rigor, precisión y credibilidad es necesario añadir otros nuevos propios de las redes sociales. Algunos de ellos son:

  1. Inmediatez, personalización, utilidad
  2. Interactividad, multimedia
  3. Criterio social, bookmarking compartido
  4. Hipervínculos
  5. Distribución y desagregación de contenidos (enlaces, widgets, embbeding, redes sociales)
  6. Etiquetas
  7. Movilidad y geolocalización

Los medios sociales están generando un nuevo ecosistema comunicativo para las organizaciones y para las personas. Las redes sociales destacan especialmente cuestiones como la posibilidad de interactuar directamente con los diferentes públicos, monitorizar la marca y responder en tiempo real, distribuir contenido multimedia y multiplataforma, conectar con influencers y ‘brand evangelists’ (que ya no son sólo periodistas, sino bloggers, empleados, entorno, legisladores, inversores, seguidores, clientes…), tejer una comunidad… El objetivo de cualquier marca es construir relaciones con la comunidad mediante el uso de recursos (en contenidos, tecnología y relaciones) que la propia comunidad consume, comparte, genera y distribuye. Sobre este tema han escrito mucho y muy bien profesionales como Roberto Carreras o Iván Pino.

Para ello es necesario adoptar un nuevo modelo de funcionamiento de las salas de prensa, que impacta sobre las rutinas y habilidades profesionales, y, también, sobre la tecnología y propuesta de valor de estos espacios. Aquí todavía queda mucho por hacer. En noviembre de 2010 realizamos desde Comuniza un pequeño estudio sobre la presencia de salas de prensa 2.0 en las empresas del Ibex 35. El informe analizaba una veintena de indicadores imprescindibles para toda sala de prensa según establece Roberto Carreras y los aplicaba a las empresas del Ibex 35. La principal conclusión: queda mucho por hacer.

 

Según las cifras en aquel momento, cerca del 30% de las salas de prensa carecía de buscadores, sólo el 28% publicaba un calendario de eventos, y sólo el 6% hacía público el organigrama de la empresa. Más aún, sólo el 31% de las salas de empresa empleaba RSS o el 8% enlazaba blogs corporativos. Incluso, la presencia de cuentas de Twitter desde una perspectiva de sala de prensa era muy escasa pese a salvedades como el BBVA.

Del estudio que realizamos en noviembre de 2010 nos sorprendieron aspectos como que en muchas ocasiones olvidamos ubicar un acceso directo (y visible) de la sala de prensa en la home principal de la organización, o nos limitamos a contenidos textuales cuando la comunicación es crecientemente multimedia, o no tenemos en cuenta la importancia de un buscador y casi siempre esa caja blanca es la puerta de acceso a nuestra navegación, o la importancia del contexto informativo con enlaces externos a otros documentos y otras narrativas…

Muchas de las rutinas periodísticas se están transformando debido al auge de las redes sociales, y, por ello, las empresas deben adaptar el modo en el que se relacionan y aportan valor a sus audiencias. La palabra que describe la situación es desconocimiento: las empresas son ajenas a las redes sociales. Pero tenemos buenas prácticas, desde una perspectiva internacional, por ejemplo, son muy interesantes casos como los de Intel, GDF Suez, Electrolux, Swiss Airlines, H&M, CNN

Recientemente la Cambra de Comerç de Barcelona ha estrenado sala de prensa 2.0, un proyecto en el que hemos participado desde Comuniza. El objetivo fue potenciar la visibilidad y la utilidad de las comunicaciones de la institución bajo varias perspectivas: profundidad, contexto, actualidad en tiempo real, informes, fotografías, videos… Además de facilitar el acceso a la información por parte de los periodistas con un enfoque más personalizado, se mejoró el posicionamiento en Internet, se fidelizó con la difusión de contenidos especializados mediante RSS, y se dotó a la institución de una identidad digital en varias plataformas: blog, Slideshare, Twitter, Flickr, Youtube…

Las tradicionales notas de prensa en formato de texto se complementan ahora con otros contenidos como imágenes, vídeo, presentaciones, estudios y una amplia biblioteca digital de recursos sobre economía catalana. Actualmente estamos trabajando para incorporar dinámicas de transmisión de información en tiempo real (streaming) y de geolocalización.

Poco a poco vemos más casos de organizaciones que hacen apuestas decididas por este tipo de plataformas de comunicación. Es evidente que la digitalización y el cambio cultural en la relación entre organizaciones y personas están generando nuevas perspectivas en la comunicación corporativa: las audiencias tienen cada vez una acepción más amplia (stakeholders) y su relevancia impacta sobre las salas de prensa online (si los buscadores no segregan a periodistas de los que no lo son, la concepción tal vez debería cambiar).

Este tipo de aproximaciones requieren de perspectivas complejas. Interactúan al menos tres grandes elementos: contenidos, tecnología y relaciones. Es posible que los dos primeros estemos en proceso de consolidarlos, pero las relaciones exigen de un cambio cultural que pasa inevitablemente por programas de formación y capacitación de los equipos internos para asumir nuevas rutinas profesionales. En definitiva, no es sólo crear un nuevo punto de contacto entre organizaciones y personas, sino establecer una manera diferente (y más exigente) de trabajar.

Artículo publicado originalmente en catalán en el blog del Escacc.