Chicha Limoná

Un relato fresco para dos propuestas gastronómicas distintas que comparten espacio

Dos cartas y un local, dos nombres en uno

ChichaLimoná es un restaurante dividido en dos. Dos ofertas, dos ambientes y, por tanto, dos nombres. Pero una sola esencia. Abrían un local donde paseo Sant Joan casi se encuentra con plaza Tetuán y nos pidieron un nombre que abarcara una doble propuesta pero que funcionara como una sola entidad.

Se nos hace la boca agua

Buscamos un doble naming con sonoridad jugosa. Un nombre compuesto que se pronunciase de corrido pero funcionara al dividirse. Encontramos dos semánticas relacionadas con la comida que aportan un relato fresco al concepto del local.

Chicha es el espacio divertido, en movimiento, con un punto canalla y con una fuerte influencia de las conservas portuguesas. Un espacio donde charlar y degustar un buen vino, cerveza artesana o vermut acompañado de un platillo o de un menú de mediodía.

Limoná es el espacio tranquilo y acogedor donde se ofrece una propuesta gastronómica “hecha al momento”. El ambiente es más orgánico, amable e invita a pasar un rato tranquilo.

Sabe a ingenio

El encargo del proyecto de naming era apetecible desde el principio. ¿Cómo plantear un nombre unitario que explicara las dos propuestas de manera independiente? Queríamos una denominación fresca y con chispa capaz de otorgar un relato de marca para ambas propuestas de manera independiente.

Visitamos el espacio. Al haber dos accesos, sobre cada puerta se colocaría una parte del nombre, de ahí que necesitáramos dos elementos significantes. El proceso de trabajo se desarrolló a partir de esa premisa. El resultado fue una denominación formada por dos palabras, chicha y limoná, que hacen referencia a las dos propuestas gastronómicas que ofrece el espacio.

Chicha | Vermutería: Algo con chicha tiene miga, sustancia, fundamento. Un espacio en constante ebullición y con una propuesta gastronómica más contundente y elaborada.

Limoná | Producto Fresco: La limonada es el zumo más natural y fácil de hacer. Un espacio tranquilo, natural y con una carta sencilla, sana y hecha al momento.

La unión de estas dos palabras nos remite a una expresión española sin adquirir su significado. La oralidad nos aporta un punto fresco, actual y canalla. Por separado las dos denominaciones aportan un significado independiente pero su unión genera una entidad común. Un nombre inteligente para un espacio innovador.

Selección en Naming en los premios Anuaria 2016