Territorio de marca

Las marcas necesitan un contexto para sobrevivir

La relevancia de un espacio propio

Toda marca debe ubicarse en un espacio tangible e intangible sobre el que desplegar sus ventajas funcionales, emocionales o sociales.

Sólo necesitamos un paraguas cuando llueve. Si luce el sol este complemento es casi un incordio y el caso nos da una lección clave en branding: un territorio es el espacio competitivo concreto en el que puede ser relevante una marca. Es aquí donde tiene sentido desplegar una serie de valores, atributos y experiencias enfocadas a las necesidades concretas del consumidor.

Las marcas necesitan un marco conceptual sobre el que desenvolverse: allí es donde tiene la oportunidad de ser memorable. Como una tienda de paraguas en un día lluvioso.

Comuniza territorio de marca entorno competitivo según el ciclo de vida del mercado

Comuniza entorno competitivo de marca branding barcelona

El territorio de marca es la brújula de tu propuesta de valor

En Comuniza detectamos y expandimos el territorio que puede ocupar una marca para generar fortaleza, relevancia y consistencia en la propuesta al usuario.

Abordamos la definición del territorio de marca a partir de las verdades internas del proyecto (sus fundamentos, historias, tangibles, tendencias…) y lo conectamos con las necesidades y expectativas de los usuarios.

Definir el territorio de marca es uno de los puntos estratégicos de un proyecto de branding: establece el espacio que la marca ocupará en el mercado, cómo competirá, y con qué conceptos y emociones se asociará. Es uno de los detonantes de la propuesta de valor, los valores principales, el tono de voz, la relación con el usuario o el tipo de acciones que llevará a cabo la marca.

Si la marca no ocupa un buen territorio es posible que le falten raíces… en cambio, si el terreno es fértil de asociaciones y fundamentos la marca puede crecer de forma sostenible con una experiencia única y distintiva. Todo empieza definiendo el espacio conceptual donde una marca puede llegar a ser relevante y competitiva, y por lo tanto, disponer de oportunidades de negocio.

La verdad interna

El sistema circulatorio de una marca necesita valores, sentido y propósito. Los valores definen cómo actúa la organización y movilizan las energías hacia una dirección concreta. Trabajamos con ellos con profundidad, porque son el elemento brújula para tomar decisiones y ayudan a interpretar el entorno y a marcar la dirección.

Convertimos la marca en una realidad que define y, al mismo tiempo, moviliza como un faro. El propósito pone de relevancia el largo plazo y describe lo que la organización quiere ser pero (todavía) no es. Destilamos el reto de la marca y extendemos esta creencia al conjunto de la organización de forma informativa, motivadora y accionaba.

La propuesta de valor explicita a las diferentes audiencias porqué deben elegir la marca respecto al resto de posibilidades. Explica cómo la marca es capaz de resolver los problemas de los clientes (relevancia), especifica claramente un beneficio (valor) y potencia la elección frente a otras opciones (diferenciación).

 

El territorio de marca: una guía que prioriza

Simplificamos la gestión de marca con conceptos operativos: generamos herramientas que recogen el ADN de nuestra marca, los cimientos asentados en forma de arquetipo personal (un patrón de personalidad y comportamiento), atributos funcionales principales, atributos emocionales principales, activos de marca relevantes, tipo de relación con el entorno, y definición de la visión y misión de la marca.

Estos elementos dirigen la comunicación y comportamiento de la empresa. Además, desplegamos indicadores para medir el correcto desempeño y la coherencia.

  1. Contexto competitivo de la marca
    Nuestro trabajo inicia conociendo la plataforma de marca actual (atributos que generan beneficios, valores, posicionamiento, personalidad y tono de voz) y las reglas sobre las que los usuarios describen a los competidores directos y sustitutivos.
  2. Definir el nuevo marco de pensamiento
     Un territorio es un contexto en el que tienen sentido los objetivos estratégicos que se encomienda una marca a sí misma. El territorio nace de la propia marca, comprende el contexto y busca responder a los temas y preocupaciones de sus audiencias clave. El territorio fija el espacio competitivo en el que la organización aspira a ser relevante, para lo que necesita activarse con un estilo propio textual, visual y experiencial.

Algunos de nuestros servicios:

Si quieres impulsar tu marca, contacta con nosotros.