13 de septiembre de 2018 | 3 min.

Branding: la marca más allá del producto o servicio

Las marcas son el centro de muchas relaciones sociales. La esencia del branding. Son el contexto de diferentes experiencias, el hilo conductor de muchas historias y el elemento intangible de cada vez más decisiones y preferencias. Gestionar la expresión de la marca es gestionar una filosofía, un modo de entenderse y entender el mundo. Es también fomentar una cultura propia: una personalidad de marca.

Gesitón de marcas relevantes. Comuniza consultora branding BarcelonaEl valor de las marcas en las organizaciones

La marca actúa como el centro de toda organización. Es el corazón: su capacidad de ser relevante y el faro que la dirige hacia el futuro.

Concebimos marcas capaces de ser relevantes. Para ello, es esencial analizar el marco en el que se desarrollan (cultural, tecnológico, económico), y crear ventajas competitivas sostenibles que trasciendan el precio o las ventajas funcionales como únicas variables.

En Comuniza, dotamos de un estilo de comunicación propio, a partir de la definición del tono de voz de la marca (brand tone), que recopilamos en el libro de estilo. Las marcas deben estar preparadas para responder a cualquier reto: de presente o de futuro.

A partir de nuestra conceptualización de las marcas y la valoración de sus aportaciones añadidas al mercado, las conectamos con sus usuarios de la forma más estrecha. Sea en el medio que sea, sea en el soporte que sea. Una marca no sólo debe satisfacer las necesidades de su público, sino también debe ser un elemento con el que relacionarse de manera habitual. La fidelización de los consumidores con la marca es vital en su trayectoria. Así pues, la actualización y renovación de la imagen corporativa (rebranding) ayuda a seguir en contacto con el público y a no perder el diálogo.

El branding hoy: ¿cómo gestionamos las marcas?

La gestión de marcas ayuda a tomar decisiones. Es un elemento brújula que orienta a la organización en su misión, en sus creencias y en sus límites. La marca dirige la identidad y el comportamiento en todas sus facetas. Al mismo tiempo, simplifica la toma de decisiones por parte de los usuarios, que ahorran tiempo y reducen la incertidumbre de elegir. El resultado son marcas capaces de protegerse mejor de la competencia.

Además, una marca corporativa es una realidad que nace de elementos intangibles compartidos entre personas. Es un activo crucial para captar, retener e impulsar el talento interno de las organizaciones. La cultura compartida en forma de marca aporta carácter a las organizaciones. Establece modos de trabajar diferentes e incrementa la fidelidad profesional.

Una marca es la percepción de personas y, cuanto mejor y más compartida sea, más poderosos son sus beneficios. Hagamos de las marcas una colaboración, eliminemos la rivalidad y la competencia y cuidemos nuestras percepciones.