Las novelas no son para caminar

Esrudio de la AIMC sobre los hábitos de lectura de sus internautas.

Como casi todo en la vida, los espacios tienen rango. El primer espacio es el hogar (es donde pasan las cosas íntimas), y el trabajo es el segundo. En las ciudades cada vez es más frecuente el tercer espacio. Todos esos lugares que no son una cosa ni la otra: medios de transporte, sitios de espera… Cuéntalo: seguramente pasas más rato del que te crees en ese tipo de lugares.

Detrás de esta certeza se esconde, por ejemplo, la propuesta de valor de Starbucks: un lugar que no es hogar ni trabajo donde quedarse horas y horas. Si sales a la calle seguramente verás que esta vivencia se acompaña de una pantalla móvil. Aquí leemos, curioseamos y matamos el tiempo en el tránsito de una cosa a otra. Aglutina gran parte de nuestro tiempo diario de lectura (o microlectura).

Por eso nos sorprende el estudio de la AIMC (Asociación para la Investigación de Medios de Comunicación) sobre los hábitos de lectura de los internautas. Este recoge que el principal espacio de lectura es el hogar (97%), significativamente por encima de los espacios abiertos (22,5%), los medios de transporte (19,8%) o el trabajo (15,2%).

Si tocamos el móvil 140 veces de media al día, detrás de cada vez hay una lectura. Aunque no sea una novela, el género literario preferido para leer según el mismo estudio.