| 4 min

Un nuevo concepto de amistad

nuevo concepto de amistad con las redes sociales

Según la Wikipedia, la amistad (del latín ‘amicus’; que deriva de ‘amore’, amar) es una relación afectiva entre dos o más personas. Es una de las relaciones interpersonales más comunes que la mayoría de las personas tienen en su vida. Y yo me pregunto: ¿existe una relación afectiva con todos nuestros “amigos” en Facebook? ¿Los conocemos personalmente a todos?

Parece ser que con la aparición de distintas redes sociales el concepto de amistad o, mejor dicho, la palabra amistad, sufre transformaciones. Muchas redes sociales han utilizado la palabra “amigo” como sinónimo de contacto. Y, quizá, está propiciando cierta devaluación del término. Es cierto que el concepto de amistad varía según la red social y según el usuario. No podemos decir que sea lo mismo un amigo en Facebook que un amigo en Foursquare o un follower en Twitter.

Cada red social proporciona relaciones distintas con los demás miembros, y son los usuarios quienes deciden que grado de “amistad” quieren otorgar a uno u otro contacto. Todos recibimos solicitudes de amistad en Facebook de personas que no conocemos o creemos no conocer. Unos deciden aceptar y concederle a ese desconocido el privilegio de ser “amigo”, mientras que otros creen en un concepto distinto de amistad y simplemente deciden que aquel rostro desconocido no tiene el privilegio de formar parte de su pandilla de amigos. ¡No saben ni quién es!

Hay estudios que dicen que las mujeres tienen menos problemas en rechazar una solicitud de amistad en una red social. Esto se debe a que culturalmente está más aceptado, mientras que los hombre suelen aceptar con más facilidad.

Hasta aquí todo lo dicho es obvio. Todos tenemos criterio suficiente para entender la diferencia entre un amigo de verdad y un mero contacto en una red social. Sin embargo, es cierto que la concepción de amistad no es la misma para una persona de 50 años que para un adolescente. O incluso un niño. Ellos son nativos digitales que acumulan cientos de “amigos” con los que comparten a diario fragmentos de su vida. Imágenes, estados en Facebook, vídeos… Personas con las que quizás jamás se hayan visto o haga décadas que no se ven y que ellos consideran sus amigos reales.

Lo importante es que cada usuario pueda decidir cómo tratar a sus contactos. En función de la red social en la que se encuentre. Hay usuarios que prefieren tener menos amigos en Facebook y compartir con ellos todo aquello que contaría y compartiría con sus amigos. Las fotos de las vacaciones, las fotos de los niños, las noticias importantes sobre su vida (un nuevo puesto de trabajo, una boda a la vista…). Hay un segundo grupo de usuarios que su número de amigos alcanza cifras descomunales. Aunque decide compartir información concreta con objetivos concretos. También existen usuarios que aceptan y envían solicitudes de amistad de manera tal vez desmesurada. Estos coleccionan amigos que jamás han visto, y comparten informaciones personales que, en otras circunstancias, solo contarías a sus más allegados.

En nuestra vida real nos relacionamos con distintos círculos sociales. No toda la gente que conocemos se clasifica en amigos y enemigos. La mayoría de redes sociales hacen eso, colocan a todas nuestras relaciones sociales en el mismo saco. Google+, sin embargo, intenta reproducir los distintos círculos sociales de nuestra vida real en la vida on line. Permite clasificar a nuestros contactos en círculos. Somos nosotros quienes creamos estos círculos bajo criterios de localización, profesión, relación, interacción…  Y, a su vez, nos permite crear subcírculos, pudiendo delimitar qué tipo de información quiero compartir con quién. Por ejemplo, podemos crear un círculo de trabajo, que incluya a todos mis contactos del trabajo, y a su vez un subcírculo que me indique cuales de ellos son mis amigos. Además, nos pemite tener a un mismo contacto en dos círculos distintos, reproduciendo así el tipo de relaciones que se producen en nuestra vida.

¿Las redes sociales son beneficiosas o contraproducentes para la amistad? Bajo mi humilde punto de vista creo que muy beneficiosas. Nos permiten mantener relaciones más intensas con nuestros amigos. Mantener un contacto directo con aquellos que no tenemos físicamente próximos. Nos facilita el intercambio de contenidos de interés común que nos unen aún más con nuestros amigos… En definitiva que potencian nuestras relaciones de amistad. El reto real pasa por evitar la confusión entre la amistad real y la amistad virtual. Lo que no deja de ser sinónimo de la palabra “contacto”.