Un “photocall” a pie de calle