19 de junio de 2017 | 5 min

Responsabilidad Social Corporativa para crear valor

La Responsabilidad Social Corporativa (RSC) es un tema de vanguardia. Hace quince años que oímos hablar de ella, no es un concepto emergente. Está plenamente instalado en el discurso y acciones de las empresas y debería formar parte de su cultura. Hace un tiempo, se discutía sobre si la RSC o Responsabilidad Social Empresarial (RSE) era positiva o negativa para las organizaciones. Hoy no podemos negar que es un aspecto esencial para la creación de valor y la diferenciación de éstas.

Los consumidores lo tienen claro: han adoptado una postura consciente sobre las consecuencias y beneficios sociales y medioambientales del consumo. Consideran que las empresas deben involucrarse en mejoras y adoptar medidas de RSC, y están dispuestos a elegir productos o marcas en base a este criterio. Según el Informe Forética 2015, el 50% de los consumidores españoles ha comprado un producto en base a sus acciones de RSC y un 44,6% ha dejado de comprar una marca por no ser responsable social y/o medioambientalmente. Un 38% estaría dispuesto a pagar hasta un 9% adicional por un producto más responsable.

La responsabilidad social corporativa o RSC es esencial para generar valor de marca.

La consolidación de la RSC

Los consumidores no son los únicos que han tomado consciencia. Los inversores han interiorizado que las buenas prácticas sociales y medioambientales, la integridad y el buen gobierno son básicos para la creación y retención de valor. Es por ello, que la Responsabilidad Social Corporativa ya forma parte de la estrategia de muchas empresas: se ha demostrado que reduce costes y genera oportunidades de negocio. Según el Informe Forética 2015, la RSC ya está entre las 3 prioridades de las agendas de los ejecutivos de las grandes empresas globales.

Por otro lado, los trabajadores son el activo más preciado para las empresas. Para conseguir captar y retener ese talento es necesario que los valores del empleado estén en concordancia con los de la marca. Qué mejor que la RSC para demostrar a los trabajadores que la empresa es éticamente responsable y generar orgullo de pertenencia.

Existen muchas marcas en el mercado. Muchas de ellas son indistintas al resto a nivel funcional. El estudio Meaningful Brands 2013 de Havas Media Group destaca que a los europeos y norteamericanos no les importaría que el 92% de las marcas desapareciesen. Es por ello que la diferenciación y la creación de valor se convierten en un aspecto esencial. Si se hace coherentemente con la estrategia de marca, la RSC es un arma muy potente para proporcionarlas.