cultura corporativa sostenible

Cultura corporativa: cómo impulsar marcas de dentro a fuera

Palabras de
Joan Collado

Vivimos en tiempos de apertura y de acercamiento. Hoy, las marcas y las personas están más cerca que nunca. A sólo un clic tenemos acceso directo a todo lo que una marca nos puede ofrecer, y a dos, podemos preguntarles lo que deseemos e incluso proponer cambios o mejoras.

CTA de wordpress

En este cambio de paradigma, las marcas que no crean en el intercambio y la colaboración están en desventaja.

Las organizaciones están aprendiendo, poco a poco, que lograr sus objetivos requiere de la intervención de personas que están fuera de su círculo de control primario. Están aprendiendo, poco a poco, a confiar y delegar. A apoyarse en los demás, y a entender que el mejor resultado es el que se consigue entre todos.

Aprender a delegar y a compartir el camino empieza por dar la importancia que merece la dimensión interna de la marca. Es decir, como mejorar la cultura organizacional de las personas que conforman la organización.

Compartir una misma cultura corporativa, clave para garantizar crecimiento sostenible

Hablar de cultura corporativa de una empresa hoy es hablar de hacer del branding algo tangible y “vivible”. Porque, más allá de las decisiones que se toman en una sala y en una mesa, quien va a mostrar la marca al mundo y quien va a generar experiencias relevantes y memorables son las personas.

¿Por qué el Ritz Carlton da libertad a cada uno de sus empleados de gastar hasta 2.000$ al día para mejorar la experiencia del cliente? Porque son ellos, y no nadie más, los que transformarán la cultura corporativa en una experiencia para el huésped.

¿Por qué para DHL es una absoluta prioridad el bienestar de sus empleados? Porque sin su equipo es imposible cumplir con su promesa. De hecho, el esfuerzo de DHL como marca empleadora le otorgó en 2018 el título de Great Place to Work.

¿Por qué Adobe crea una iniciativa como Adobe for All destinada a promover la diversidad, el respeto y la inclusión interna? Porque estos valores conectan con su esencia y son clave para alcanzar el éxito como compañía.

Hablamos de una cultura viva cuando esta cultura es definida, compartida y empleada.

Dentro de una organización viva tenemos tres elementos de cultura corporativa fundamentales conectados entre sí.

  • Esencia: Los principios fundamentales de la compañía. Aquellos elementos que la hacen genuina y reconocible, y que tienen el potencial de impulsarla hacia adelante. Dentro de la esencia encontramos elementos como la historia, los valores, las creencias, el propósito o el relato.
  • Personas: El equipo que conforma la compañía. Todos y cada uno de sus miembros. Una organización es un conjunto heterogéneo de vivencias, motivaciones, frustraciones y objetivos que debemos gestionar y cuidar. Sólo con su máxima implicación podremos obtener todo el potencial de las personas que tenemos a nuestro lado.
  • Acciones: Todo aquello que decimos y sobre todo que hacemos para integrar e implicar al equipo interno, atraer talento externo y en última instancia alcanzar nuestra mejor versión delante del usuario y el cliente.

Una cultura corporativa viva asienta un terreno estable para el crecimiento de la organización.

Invertir en los elementos de cultura corporativa de una empresa es bueno para todos.

Una cultura bien definida, compartida e implementada tiene impacto positivo a diversos niveles:

  • A nivel interno hace más compacta y flexible la organización. El equipo encuentra un lugar alineado con sus valores y aspiraciones, que le da libertad para actuar de manera beneficiosa para el colectivo, y el cliente tiene la capacidad de participar e intervenir en procesos estratégicos de la empresa.
  • A nivel externo amplía el alcance del equipo para adaptarse al contexto económico y social actual, y ayuda a los clientes a ser parte de una comunidad y a vivir una experiencia útil y relevante.
cultura corporativa de la empresa

Juntos, hacia un nuevo modelo de cultura

Adoptar una visión de cultura corporativa basada en esencia, personas y acciones requiere implementar nuevas metodologías y procesos. Mejorar la cultura organizacional es un trabajo a medio-largo plazo, con el que transformar la organización desde dentro y encontrar resultados fuera.

A través de sus valores y creencias, una organización puede alcanzar sus objetivos estratégicos.

Avanzar hacia un nuevo modelo de cultura no sólo depende ti. Depende de todos.

Últimas entradas